El croma, es una técnica audiovisual utilizada tanto en cine y televisión como en fotografía, que consiste en extraer un color de la imagen (normalmente verde o el azul) y reemplazar el área que ocupaba ese color por otra imagen, con la ayuda de un equipo especializado o un ordenador. Esto se hace cuando es demasiado costoso o inviable rodar al personaje en el escenario deseado, o para evitar el laborioso recorte del personaje fotograma a fotograma.

Ningún elemento de la escena debe ser del mismo color del fondo (pues sería eliminado de la imagen), y en vestuario, peluquería, etc. se deben evitar los bordes poco definidos, ya que será más difícil ajustar el croma.

Habitualmente se usa verde o azul como color de fondo, ya que el rojo es el componente de color más abundante de la piel humana. Aunque el color más usado para el fondo o ciclorama era el azul, el verde se ha impuesto al ser la ropa azul mucho más común que la verde.

El croma es una técnica que nos ayuda a insertar imágenes o vídeo donde antes solo había un fondo uniforme de color verde o azul.

El croma es una técnica que nos ayuda a insertar imágenes o vídeo donde antes solo había un fondo uniforme de color verde o azul.

Para que el fondo reproduzca el mismo movimiento de cámara que la imagen original, durante el rodaje se fijan en la pared del plató unos “puntos de rastreo” que después son detectados por el ordenador y su movimiento transferido al nuevo fondo. Otra técnica para lograr esto, muy utilizada en televisión, consiste en rodar en un “plató virtual” cuyas cámaras transmiten en directo las coordenadas de sus movimientos al ordenador, y este a su vez las aplica, también en tiempo real, al nuevo fondo, un escenario creado digitalmente en 3 dimensiones.
La televisión y el cine constantemente nos transportan a escenarios increíbles o juegan con espacios a los que nos parece difícil el acceso. Para poder lograrlo en muchos casos se utiliza el croma , que es una técnica que permite mezclar dos imágenes o escenas. Para llevar a cabo este proceso se graba con una pantalla verde o azul de fondo, dependiendo de la situación. El eje consiste en sustituir un fondo plano (el real) por otro virtual, que será emplazado en la edición. Para poder dar un efecto realista y logrado a la escena, se debe utilizar también una iluminación adecuada que se asemeje a la de la escena que se reemplazará. Durante la edición se quita todo el color verde de la escena, y se le superpone todas las imágenes que formarán la escena final.
Muy utilizada también para efectos especiales, esta técnica contribuye a la magia de la televisión y el cine, y a su capacidad de transportarnos, permitiéndonos crear otras realidades.

Sea cual sea su proyecto audiovisual, necesite croma o no, contacte con nosotros para que nuestros expertos le asesoren sin compromiso.